El azufre es considerado como un macronutriente secundario que presenta una relación muy estrecha con el nitrógeno y el fósforo. El azufre se vincula estrechamente con el nitrógeno en los procesos fotosintéticos, por lo cual sus efectos en la planta son similares. La aplicación y la absorción de fósforo se hace más eficiente con aplicaciones exógenas de azufre. Químicamente el azufre se presenta como un compuesto inorgánico de acción de contacto, preventiva y curativa, poco soluble en agua y soluble en compuestos orgánicos, de baja toxicidad general, virtualmente no tóxico para abejas, prácticamente no tóxico para aves, mamíferos y peces. Es compatible con la mayoría de los demás defensivos agrícolas, funguicidas, acaricidas e insecticidas, sin embargo presenta una incompatibilidad marcada con aceites.

Existían varias presentaciones comerciales de productos azufrados, pero que presentaban dificultades en la solubilidad y suspensibilidad. El producto venía formulado en polvo o granulado, en donde solía trancar los picos y decantarse dentro del tanque. De allí la necesidad de buscar de una formulación líquida, un floable o polvo suspendido en líquido, molido en el menor grado y con los coadyuvantes que garanticen la suspensión del producto, admitiendo las dificultades de trabajar con azufre en formulación.

En cuanto a las bondades que presenta el azufre como producto comercial para el cultivo, se puede resumir en: fertilizante foliar, acaricida y oidicida, además de mejorar el efecto de la cipermetrina en el control de las orugas. Puede ser utilizado en trigo como complemento de la fertilización nitrogenada de cobertura, elevando el nivel de macollamiento de las plantas y para el control del Oidio. En maíz, para aplicar antes de un oruguicida o al mismo tiempo. En soja, como fertilizante foliar para cubrir deficiencias de azufre con una respuesta inmediata de la planta y como acaricida en caso de ataques eventuales. En hortalizas, algodón y cítricos, presenta los mismos efectos, para el control del Tetranychus spp. (ácaro rojo) y otros ácaros, además de fertilizante foliar, con una muy baja toxicidad siendo un producto de franja verde, con periodos de carencia muy bajos.

En resumen, hoy en día con las aplicaciones excesivas de macronutrientes primarios, como nitrógeno y fósforo, quedó un poco descompensado el nivel de azufre, como lo delatan los diferentes análisis de suelo, por lo que se debe comenzar a realizar fertilizaciones de azufre en los diferentes cultivos. Sus propiedades son innumerables y su toxicidad es baja, convirtiéndose en una opción válida para los productores agrícolas en una formulación líquida.
Fuente: Chemtec Paraguay SA

 

Deja un comentario