CALENDARIO DE SIEMBRAS Y TRANSPLANTES SEGÚN LAS FASES LUNARES.

Las fases lunares son importantes en muchas cosas. La luna ejerce influencia sobre las mareas y esta proporciona que la savia de las plantas ascienda. Parece ser que el plenilunio y su luz provoca el crecimiento en altura de las plantas. La luz de la luna interviene en la fotosíntesis y en la germinación, ya que los rayos lunares tienen capacidad para penetrar en el suelo.

Luna llena: Es cuando mas savia tienen los tejidos de los productos agrícolas, es recomendable para la recolección de frutos y la preparación de la tierra.

Luna menguante, adopta la forma de la letra “C”: la savia se concentra en las partes subterráneas, es recomendable para injertos, podas, las ramas sarmientos y cañas son mas resistentes cortadas en esta fase. La siembra de productos de los que se consume la parte subterránea, patatas, zanahorias etc. La siembra de hortalizas de las que se consume la parte aérea pero que se quiere evitar su espigado o granado.

Luna creciente, adopta forma de “D” : la savia sube a la parte aérea, se recomienda para plantar y podar en los casos que se quiera favorecer el rendimiento productivo de los arboles. La siembra de productos de desarrollo aéreo excepto aquellas que se puedan espigar o granar a causa del calor.
elagricultor

LA LUNA Y SU INFLUENCIA EN EL CULTIVO DE HORTALIZAS

Desde tiempos antiguos los agricultores observaron que las fases de la luna influyen en la producción de los cultivos, estimulando la rápida germinación o retrazándola, sobretodo en la agricultura ecológica donde las plantas crecen de forma natural sin el uso de estimulantes químicos.

La influencia de las fases de la luna en la productividad y en la calidad de los cultivos se manifiesta a través el ascenso o descenso de la savia (alimento de la planta), al parecer la luz proveniente de la luna, según la intensidad propia de cada fase, interviene en la germinación y crecimiento de las plantas, debido a que los rayos lunares tienen la capacidad de penetrar a través del suelo.

La influencia de cada fase lunar en el cultivo de hortalizas es la siguiente:

Cuarto creciente
La disponibilidad de luz lunar va en aumento y las plantas tienen un crecimiento balanceado, en el que se favorece el crecimiento de follaje y raíz.

En este período dentro del suelo se producen grandes movimientos de agua que afectan su disponibilidad para las raíces. Al haber mayor disponibilidad de agua en el suelo, las semillas tendrán la oportunidad de absorber agua más rápidamente y germinar en el tiempo previsto, siempre y cuando las condiciones climáticas y del suelo sean favorables.

Esa es la razón por la cual las semillas de germinación rápida (hortalizas) que se siembran dos o tres días antes o a inicios de esta fase germinan más rápidas y en forma más homogénea que aquellas que se siembran en otros períodos.

Luna llena
En esta fase sigue aumentando la luz lunar y hay poco crecimiento de raíces, pero mucho crecimiento del follaje.

Las plantas cuentan con una mayor cantidad y movimiento interno de agua y savia. En el caso de propagar a través de estacas y esquejes (trozos de tallo) que se utilizan para la propagación vegetativa, no es conveniente cortarlas en esta fase, pues al haber mucha agua dentro de ellas las hormonas que promueven el enraizamiento (auxinas) estarán muy diluidas y no ayudarán a estimular la emisión de raíces. Además, el agua que está dentro de las estacas tenderá a salir, provocando con ello su rápida deshidratación.
Cuando se hace el trasplante en este período las plantas tienden a crecer rápido y a producir mucho follaje.

Cuarto menguante
En esta fase la intensidad de los rayos lunares empiezan a disminuir.

Este es un buen período para el trasplante y se ha visto un crecimiento rápido y vigoroso de raíces. Al existir poca cantidad de luz el crecimiento del follaje es lento, razón por la cual la planta puede emplear buena parte de su energía en el crecimiento de su sistema radicular. Con su raíz vigorosa y bien formada, la planta puede obtener nutrientes y agua suficientes para un crecimiento exitoso.

Luna nueva
En esta fase la intensidad de los rayos lunares continúan disminuyendo hasta niveles más bajos.

En esta fase se ha observado un lento crecimiento del sistema radicular y del follaje. Al parecer este es un período de poco o muy poco crecimiento, como de reposo, en donde las plantas se pueden adaptar fácilmente al medio sin sufrir ningún daño.

Muchos agricultores prefieren realizar sus labores agrícolas en este período de reposo, porque consideran que las plantas pueden adaptarse con mayor facilidad a los cambios y prepararse para el siguiente período (Luna Nueva a cuarto creciente) en el que se espera un crecimiento balanceado de las plantas. Las labores realizadas son aporques, deshierbos, podas, desahíjes, tutorados, abonamientos, etc.


ecosiembra

LA SIEMBRA
Consiste en depositar la semilla dentro del suelo de la parcela o del almacigo, para que al tener las condiciones apropiadas se pueda desarrollar la nueva planta.

Previo a la siembra se debe realizar la prueba de germinación de las semillas colocando un puñado (20 a 30 unidades) distribuidas uniformemente sobre un pedazo de papel higiénico que siempre debe estar húmedo por espacio de 5 – 7 días, al final de este periodo se debe contabilizar el número de semillas germinadas y se saca el porcentaje de germinación; mientras más alto sea este, no indicará que en la parcela la mayor parte de semillas van a germinar. Si es bajo nos indica que la semilla está pasada y en la parcela van a haber zonas donde no van a germinar las semillas.

Para la elección del tipo de planta a sembrar se debe tomar en cuenta lo que nos gusta comer y que posea un alto valor nutricional. Asimismo, se debe conocer la época de siembra y cosecha de las principales hortalizas, debido a que su normal desarrollo se puede ver afectado si crecen en un clima diferente, obteniendo tamaños más pequeños y baja calidad del producto cosechado.

FORMAS DE SIEMBRA
La forma de sembrar las semillas se relaciona con el tamaño de la semilla y su capacidad de ser trasplantada. Así tenemos:
a. Línea corrida
Se cava una línea (surco) y se van depositando una por una las semillas a largo de todo el fondo de la línea a distancias de 5 – 7 cm. Se usa para plantas que se cosechan una vez, como el rabanito, nabo, espinaca, etc.
b. Golpes
Se cavan agujeros a determinada distancia y se depositan 3-5 semillas según el tipo de planta; posteriormente el exceso de plantas se usarán para trasplantar, este tipo de siembra se utiliza para semillas muy pequeñas como el tomate, la lechuga, perejil, etc.

La siembra se realiza depositando la semilla en la esquina superior del surco de modo que al momento del riego el agua ascienda hasta donde se encuentra enterrada la semilla, se debe cuidar que el agua discurra lentamente porque erosiona el suelo y se puede llevar las semillas; Otra forma de realizar la siembra es después del primer riego, se deposita la semilla evitando hacer barro y posteriormente con ayuda de un rociador de agua se sella el suelo.

La profundidad de siembra depende de su tamaño y, en general semillas más pequeñas deben de sembrarse más superficialmente para que al germinar la semilla pueda emerger con mayor facilidad del suelo y no se ahogue.

Las semillas de rabanito, lechuga, betarraga, etc., que son semillas pequeñas, deben sembrarse a una profundidad máxima de 1 cm, y las semillas de arveja, frejol, zapallito italiano, etc., que son de mayor tamaño, se deben sembrar a una profundidad cercana a los 2-3 cm.

TIPOS DE SIEMBRA
Están relacionados con la capacidad de las plantas de poder soportar el trasplante, así tenemos:
a. Siembra directa
Cuando la semilla se coloca en el terreno donde la planta va a crecer durante todo su ciclo de vida hasta la cosecha. Por ejemplo: rabanito, nabo, espinaca, etc. No soportan el trasplante debido a que sus raíces son delicadas.

b. Siembra indirecta
Cuando las semillas se colocan temporalmente en un almácigo y luego las plantitas se trasladan al lugar definitivo donde van a crecer hasta la cosecha. Se utiliza para plantas que tienen raíces rusticas que pueden soportar el trasplante. Por ejemplo: lechuga, betarraga, albahaca, etc.

Luego de la siembra de las semillas empezará el manejo del cultivo.

CUIDADOS ESPECIALES DE LAS PLANTAS

Las plantas como todo ser vivo requieren de ciertos cuidados especiales que garanticen un rápido crecimiento y desarrollo, sobre todo en los primeros días de vida. Estos tipos de cuidado dependen del tipo y de la edad de la planta. Generalmente las hortalizas de corta vida como el rabanito, espinaca, nabo, betarraga, etc. tienen un manejo rápido y fácil, en cambio las de larga vida como la papa, tomate, alcachofa, etc. requieren de ciertos cuidados mas especiales; todos estos cuidados se detallan acontinuación:

a.- Riego

Las plantas, como todos los seres vivos, requieren de agua para poder crecer y desarrollarse. Además, a través del agua de riego la planta puede absorver gran parte de nutrientes o elementos que son necesarios para crecer y reproducirse. Se debe tener en cuenta que así como nosotros y los animales necesitamos beber agua todos los días, las plantas tienen las mismas necesidades, por lo que al demorar los riegos se les está estresando y ocasionando que las partes comestibles tengan un sabor amargo.

La frecuencia de los riegos en la parcela depende del clima. En general para épocas calurosas se riega de 2 – 3 veces por semana, y en épocas frías se riega 1 vez por semana; un método fácil para saber cuando se debe regar consiste en escarbar con la mano un pequeño orificio de unos 5 cm de profundidad y palpar el fondo; si la tierra está húmeda, todavía no se necesita regar.

Si se desea evitar estar regando continuamente se puede colocar ramas delgadas de árboles, aserrín grueso o viruta sobre el suelo; estos materiales evitarán la rápida evaporación del agua.

El riego, sobretodo en días calurosos, se debe realizar en las primeras horas de la mañana o al finalizar la tarde. Hay que evitar regar en horas de mayor calor porque el agua se evapora, puede ocasionar quemaduras y no es aprovechada por la planta.

Se debe tener presente que un exceso de agua sobre todo en épocas frías podría ocasionar problemas sanitarios como pudriciones por hongos, bacterias, etc.

b.- Desahíje

Consiste en eliminar el exceso de plantas en los primeros días del cultivo para evitar la competencia entre sí, además de ser fuente de desarrollo de plagas y enfermedades.

Se debe realizar manualmente y con cuidado de no dañar las raíces de la planta definitiva (la que no se va a extraer), debe hacerse lo más pronto posible, de preferencia cuando la planta tenga sólo 3 – 4 hojas, pasado más tiempo las raíces empezarán a enredarse y va a ser más difícil su extracción.

Las pequeñas plantas desahijadas, pueden ser trasplantadas a otros lugares ó consumidas como hortalizas bebe. Se practica en todas las especies.

c.- Deshierbo

Consiste en la extracción de las plantas que no fueron sembradas, sino que crecieron en forma espontánea, estas plantas son denominadas como malas hierbas o malezas.

Al igual que con el desahíje se debe realizar durante los primeros días del cultivo para evitar que las raíces de las malezas se enreden con las del cultivo.

Dependiendo de la estación del año la presencia de malezas es mayor en verano por lo que los deshierbos serán mas continuos.

Se puede realizar manualmente o con herramientas como escardas (trozos afilados de fierro), espátulas, lampas de mano, etc. Estas herramientas tienen como función el remover la parte aérea de las malezas, sin embargo, la parte de la raíz puede permitir que vuela a crecer la planta. Por ello es recomendable realizarlo manualmente y con cuidado, además la siembra en líneas o surcos facilita estas labores ya que permite remover la tierra en las áreas fuera de las raíces.

Las malas hierbas pueden servir como alimento para los animales, o incluso para las personas, además gran parte de ellas tienen capacidades aromáticas o medicinales.

d.- Aporque

Consiste en amontonar la tierra alrededor de la base de la planta por todos los lados para darle soporte y evitar que se tumbe por el peso de la planta.
Se puede realizar con herramientas como azadón (parte posterior del pico) y lampa. Se debe tener cuidado de no dañar las raíces o de enterrar las hojas; durante esta actividad se aprovecha para realizar el deshierbo y la extracción de gusanos plaga. Además, también se puede realizar un abonamiento, agregando un puñado de abono alrededor de la planta.
Se realiza en plantas de gran tamaño como papa, tomate, maíz, etc. Por lo general se realizan a partir del 2do mes de cultivo antes de que las plantas desarrollen un exceso de hojas y tallo porque se van a ocasionar daños a estos órganos.

e.- Tutorado

Consiste en colocar palos o estacas cerca de las plantas con crecimiento trepador para que puedan crecer en forma vertical y no tumbadas sobre el suelo, dañándose al ser pisadas. De esta manera también se ahorra espacio dentro del biohuerto.

Se utilizan en el cultivo de arveja, pepino, tomate, caigua, etc. Existen diversas formas de realizarlas desde las simples hasta las más complejas. En general se utilizan palos como parantes, además de cuerdas o alambres que las van a sujetar en la base y en espiral alrededor del tallo.

Se deben realizar a partir del 2do mes, cuando la planta está empezando a desarrollar sus ramas, no antes porque puede ocasionar la ruptura del tallo y no muy después porque van a ser más difíciles de sujetar y van a ocasionar la ruptura de hojas y ramas.

MOMENTO ADECUADO DEL DÍA PARA REGAR DE LAS PLANTAS
El riego consiste a proveer a la planta la cantidad necesaria de agua para que esta pueda realizar todas sus actividades fisiológicas que conlleven al crecimiento y desarrollo, además al absorber el agua también se absorberá gran parte de nutrientes. Por ello, el riego debe ser constante, sobre todo si éste se realiza en lugares donde no existe mucha precipitación pluvial (lluvia) cómo es el caso de Lima y de las ciudades de la franja costera ubicada sobre un desierto; por ello al momento de planificar dedicarse a esta actividad se debe tomar en cuenta que el riego va a ser una actividad constante que al final va a tener como resultado una cosecha abundante.

Una de las interrogantes que se tiene sobre el riego es el momento adecuado del día en que se debe regar; siempre se ha recomendado realizar el riego cuando el sol no está presente, esto es en las mañanas y al final de la tarde, esta regla se sigue sobretodo en el verano en donde predominan los días calurosos. La razón de evitar estas horas se debe a que los rayos solares tienden a calentar las tuberías y mangueras, en el caso que se utilice agua potable, y ello produce que el agua se caliente demasiado ocasionando quemaduras y posteriormente marchitez en las plantas. Además, la alta temperatura del agua propicia que se evapore más rápido y por lo tanto no va a poder ser aprovechada por la planta, se ha calculado que al regar en estas horas se evapora alrededor del 30 % del agua.
Durante las horas de sol las actividades fisiológicas de la planta se incrementan, en especial la fotosíntesis en donde se utiliza el agua; sin embargo para evitar la pérdida excesiva de agua la planta cierra todas aperturas, por ello no puede ingresar ni salir agua, esto quiere decir que si regamos en estas horas la planta no utilizará el agua y lo que es peor, esta se evaporará, por lo que se perderá tiempo y agua.

Del momento del día en que se debe regar se recomienda hacerlo al final de la tarde y noche, porque dará a la planta mayor tiempo para que pueda absorber agua necesaria para poder crecer, en cambio si se riega en la mañana la planta tendrá menos tiempo en aprovechar al agua debido a que el sol saldrá al poco rato. Para evitar que el agua se evapore rápidamente del suelo se puede colocar sobre éstos hojas y restos de ramas e incluso aserrín, lo que va a actuar como una sombrilla, logrando que se reduzca la frecuencia de riego y economizando agua.

LA COSECHA
Es el momento más esperado de todo el proceso de producción y consiste en la extracción de la planta o la parte comestible de ella cuando ya se encuentra lista para ser consumida. El momento de cosecha depende del criterio del cultivador pero, en general, mientras más tiernas sean consumidas tendrán mayor cantidad de nutrientes, estas son conocidas como “hortalizas bebe” que en estos últimos años está incrementándose su demanda.
Debe realizarse de preferencia en las primeras horas de la mañana, cuando los rayos solares no calientan con mucha intensidad y cuando las plantas se encuentran turgentes (hinchadas de agua); se debe evitar la cosecha en horas de la tarde porque las plantas se encuentran deshidratadas y se van a secar más rápido.

Para la cosecha de hortalizas se pueden utilizar diferentes tipos de herramientas como: cuchillos, tijeras, etc., también algunas se pueden desprender con la mano sin necesidad de usar herramientas.
El rabanito, nabo, zanahoria y betarraga, se cosechan manualmente, antes de extraer las plantas es recomendable aflojar el suelo para no dañar las raíces que se va a consumir. El repollo, la lechuga, coliflor y brócoli se cortan en la base del tallo con un cuchillo. Los tomates, ajíes y rocotos se cosechan manualmente; cuando se encuentran verdes se puede recurrir al uso de una tijera para evitar el desprendimiento de otros tejidos de la planta. Las arvejas y habas se recolectan manualmente, pero con cuidado para evitar dañar al tallo. El perejil, la albahaca y la mayoría de hierbas aromáticas y medicinales se cosechan cortando los tallos con un cuchillo o tijera para podar, esto estimulará el desarrollo de más tallos laterales. Para la cosecha de papa y camote se debe de aflojar el suelo con una lampa y arrancar la planta entera, algunos tubérculos que se encuentran mas enterrados serán extraídos con la mano o con una lampa de mano.
Después de la cosecha se debe de lavar con mucho cuidado los productos, se deben escurrir y se pueden almacenar en un lugar fresco por un dos días, sin embargo es recomendable consumirlo lo más pronto posible porque tiene mayor cantidad de nutrientes.

LOS ALMÁCIGOS – TRASPLANTE

los almácigos son lugares temporales donde se van a sembrar las semillas hasta que las nuevas plantas se encuentren listas para el trasplante a una parcela definitiva o a una maceta.

La ventaja de su uso radica en el ahorro de tiempo de crecimiento de las plantas en la parcela definitiva, de modo que mientras está creciendo una hortaliza se puede ir sembrando otra en almácigos para ser trasplantada apenas termina la cosecha de la primera hortaliza, llegándose a ahorrar cerca de 1 mes de tiempo.

Se pueden preparar en las parcelas del biohuerto, en recipientes de plástico o madera que contengan orificios en la parte de la base para eliminar el exceso de agua y evitar que la planta se pudra.

Para que la extracción de plantas sea fácil y no se dañe a las raíces, el sustrato utilizado debe de ser lo más suelto posible (fácil de desmenuzarse), por lo que se puede utilizar musgo, aserrín lavado, arena de río, etc., mezclado con tierra en menor proporción (2 kg de musgo por 1 kg de tierra).

Manejo de almácigos

La siembra se realiza de la misma forma que en la parcela definitiva cuando se siembra por pizcas (grupos de 6 – 8 semillas), en el caso de macetas se debe distribuir las semillas por toda la superficie y se cubre ligeramente esparciendo un puñado de sustrato sobre ellas; no se cubre demasiado para que las nuevas plantas no tengan problemas al germinar; después de cubrir las semillas se procede a regar con ayuda de una regadera o botella con pequeños orificios, el riego se realiza lo más bajo posible, es decir la altura de la regadera a la maceta debe ser menor de 20 cm. debido a que alturas superiores de riego van a desenterrar las semillas. Además se debe de tratar de llenar toda la maceta con el sustrato para evitar que los bordes de ésta produzcan sombra a la plantas, debido a que al haber mucha sombra sobre las plantas, éstas tienden a estirar extremadamente su tallo lo que provoca que se quiebren al ser trasplantadas.

Después del riego se coloca la maceta en un lugar con sombra y ventilado, se debe tener cuidado de que este lugar no sea accesible para aves o mascotas porque van a dañar las plantas; alrededor de los 5 – 7 días (cuando las plantas han empezado a emerger del sustrato) se debe ir exponiendo las macetas a la luz del sol poco a poco hasta 3 días por lo menos para que las plantas se vayan adaptando a la luz; después se deben dejar expuestas a la luz para que puedan crecer rápidamente, los riegos se realizarán 1 – 2 veces por semana dependiendo del clima; alrededor de la 3 – 4 semana las plantas ya estarán listas para el trasplante

Trasplante

El trasplante viene a ser la extracción de una planta de corta edad y la colocación en otro lugar diferente del que provino inicialmente para que pueda seguir creciendo.

Las plantas se encuentran listas para el trasplante cuando poseen 4 hojas verdaderas bien desarrolladas; esto se realiza entre los 20 – 30 días después de la siembra, si se pasa el tiempo las raíces empezarán a entrelazarse y será difícil su extracción, además, la planta no se desarrollará bien después del trasplante.

Antes del trasplante se debe regar el lugar definitivo donde se va a colocar a las plantas, después con ayuda de la mano se realiza un orificio de unos 5 – 7 cm y se coloca la planta teniendo cuidado que las raíces no se enreden entre sí y que además se encuentren lo más cerca posible a la línea por donde va a pasar el agua; después se cierra el orificio de costado evitando dejar espacios vacios entre las raíces de la planta y el suelo; para finalizar se procede a regar de nuevo para rehidratar las raíces.

De preferencia el trasplante se debe realizar en días nublados o con poco sol; en caso de realizarse en verano se puede tomar las horas de la tarde (4 – 6 pm.) para que la planta tenga toda la noche para adaptarse al nuevo lugar. Para evitar encontrar al día siguiente comeduras de hojas se esparce ceniza de leña al contorno del tallo y sobre las hojas.

LAS HORTALIZAS BEBE

Son aquellas hortalizas cosechadas tempranamente sin que hayan tenido el tiempo suficiente para haber completado su ciclo de desarrollo, es decir, ya se encuentran listas para el consumo a pesar de que aún no alcanzan el tamaño comercial aceptado por el mercado.

Entre las principales hortalizas que son consumidas en estado tierno podemos encontrar: la lechuga, espinaca, apio, acelga, rabanito, nabo, zanahoria, zapallito italiano, etc.

Estas hortalizas tienen un mayor valor nutricional que las cosechadas a mayor edad, porque presentan una mayor concentración de los nutrientes y además pueden ser rápidamente asimiladas por el organismo evitando que este gaste más energía de la necesaria en realizar la digestión.

Se debe diferenciar las hortalizas bebe de las hortalizas miniatura porque las primeras son cosechadas en estado tierno cuando aún no alcanzan su madurez comercial en cambio las segundas son cosechadas cuando han madurado totalmente, pero presentan como característica resaltante su tamaño reducido, el cual es propio de variedades seleccionadas que producen tallos, hojas o frutos de menor tamaño, como los tomates Cherry por ejemplo, los cuales han completado su desarrollo totalmente pero tiene tamaño pequeño.
También se debe diferenciar las hortalizas bebe de los germinados, pues estos últimos son cultivados sin utilizar tierra y además su periodo de cultivo es de una semana como máximo.

Manejo del cultivo
La mayor parte de las labores de cultivo son similares a las de las hortalizas normales; las diferencias se basan en el distanciamiento de siembra, pues al no alcanzar grandes tamaños se pueden utilizar distancias más cortas entre plantas, las que pueden variar entre 2 – 3 cm. dependiendo de la especie con excepción de las hortalizas de fruto (zapallito italiano, caigua, etc.) que deben mantener su distanciamiento normal.

Para el abonamiento del suelo se debe tener en cuenta que estas plantas van a permanecer en el campo por un corto periodo de tiempo, por ello se debe utilizar un abono que sea rápidamente asimilado por las raíces de las plantas, el humus de lombriz cumple con estos requerimientos por lo que se aplica en dosis de 1 – 2 Kg. por m2 de suelo.

Se debe de evaluar permanentemente la parcela, pues al haber mayor cantidad de plantas por unidad de área se crean las condiciones para el ataque de gusanos comedores de hojas, para su control se pueden utilizar preparados caseros a base de ortiga, rocoto, ajo, etc. Asimismo, se debe manejar el riego pues estas condiciones también favorecen el desarrollo de pudriciones por la presencia de hongos; para evitarlo se pueden aplicar preparados a base de cola de caballo, bicarbonato de sodio, etc.

El momento óptimo de cosecha depende del consumidor de acuerdo a su gusto, sin embargo, se debe recordar que mientras más tiernas sean estas hortalizas serán más nutritivas. También se puede obtener hortalizas bebe cuando se realiza el desahíje en el biohuerto (extracción del exceso de plantas para evitar competencia entre ellas), aproximadamente entre las 2 – 4 semanas de cultivo.

Los momentos de cosecha para algunas hortalizas bebe pueden ser:
Acelga: 1 mes
Apio: 2 meses
Espinaca: 1 mes
Lechuga: 1 – 2 meses
Nabo: 2 – 3 semanas
Rabanito: 2 – 3 semanas
Zanahoria: 4 – 6 semanas

 

Deja un comentario