Las empresas brasileñas siguen cruzando la frontera rumbo a nuestro país en busca de mano de obra barata y menos impuestos, según publicaciones de varios medios especializados, como Midiamax.com; Valor Económico y Exame del vecino país. En lo que va del año, una treintena de firmas ya instalaron sus filiales en Paraguay, estimulando a otros empresarios a invertir o a tercerizar parte de su producción manufacturera local.

Cada vez más los medios brasileños se hacen eco del fenómeno que arrancó hace tres años, cuya explicación está en las mejores opciones y ventajas ofrecidas por el ámbito local frente a los altos costos que enfrentan las empresas del vecino país, especialmente en los rubros textil, calzados, autopartes y plásticos.

Producir en Paraguay representa un ahorro del 20% para el empresario brasileño, teniendo en cuenta el flete, según un estudio elaborado por la poderosa Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp).

Folha de São Paulo; O Estado de São Paulo y O Globo, los tres diarios más influyentes de Brasil, también vienen siguiendo el fenómeno a través de sus páginas.

José Franco, gerente de proyectos de la local Red de Inversiones y Exportaciones (Rediex), afirmó a medios brasileños que las locaciones preferidas por los brasileños son los alrededores de Asunción y la frontera con el estado de Paraná, en el triángulo formado por Hernandarias, Presidente Franco y Ciudad del Este.

EL MODELO. En la mayoría de los casos, la estrategia es la misma: los insumos son importados de China, la manufactura es elaborada en Paraguay y el producto es vendido en Brasil. Así, se torna cada vez más común ver productos de marcas conocidas como Buddemeyer, Penalty, Adidas y Fila, que son vendidas como etiquetas Made in Paraguay, señalan los medios del vecino país.

También están las grandes compañías, que también apuestan por Paraguay. Tal es el caso de los frigoríficos. Se recuerda, en este sentido, la compra hecha de Frigomerc por parte del grupo Minerva. Petrobras, TAM, Itaú, Camargo Correa también son ejemplos de corporaciones brasileñas con fuerte presencia en el mercado paraguayo.

LOS PRO Y LOS CONTRA. En cuanto a los atractivos, los brasileños refieren que las empresas cuentan con posibilidades efectivas de reducir costos en un momento en que la industria del vecino país está debilitada.

En cuanto a las desventajas paraguayas, sostienen que los consumidores brasileños discriminan todavía los productos fabricados a nivel local, porque los asocian mucho a la falsificación, aunque poco a poco la percepción va cambiando.

Brasil es actualmente el segundo mayor inversor extranjero en Paraguay, detrás de Estados Unidos. En 2012 inyectó 511 millones de dólares; es decir, un 50% más que el año anterior.

Las importaciones brasileñas desde nuestro país llegaron a 987 millones de dólares el año pasado. Este desempeño impresiona, ya que se trató de un periodo en que la economía brasileña quedó estancada en las compras externas totales, que cayeron 1,4%.

las cifras

511

millones de dólares fue la inversión directa extranjera emanada de Brasil a nuestro país, el año pasado.

38%

más compró Brasil de Paraguay en el 2012, mientras sus compras de otros mercados cayeron 1,2%, en conjunto.

“VECINOS HABLAN MÁS DEL PAÍS EN INDUSTRIA”

Una reciente misión empresarial paraguaya, nada menos que a la Federación de Industrias del Estado de São Paulo, fue liderada por Alberto Acosta Garbarino, de la Fundación Desarrollo en Democracia, y llevó a representantes de todos los sectores para cautivar a los inversionistas brasileños. Acosta refirió que cada vez se habla más de las ventajas paraguayas en ciertas manufacturas.

EL “COSTO BRASIL”

El llamado “costo Brasil”, relacionado con las ventajas que ofrece Paraguay a ciertas industrias del vecino, está centrado en que nuestra energía eléctrica es 63% inferior, la carga tributaria es una de las menores del mundo, el IRP y el IVA son del 10%; mientras que en Brasil las empresas pagan 25% de IRP y tres impuestos en lugar del IVA, con lo que alcanzan el 27%. Además, localmente, el trabajador tiene solo 12 días de vacaciones hasta completar los 5 años en la empresa, y los tributos sociales alcanzan solo el 16,5%; en Brasil, es más.

ultimahora

 

Deja un comentario